skip to navigation
Pampers© amor sueños & juegos
¡Bienvenido/! Inscríbete ya Ingresa
USA | EN - ES

23 semanas de embarazo

0   la gente comentaba
en este artículo
 
213
 
0

Tu Bebé

Repasemos qué pasó con tu bebé durante la semana pasada.

Hora de cuentos. "Mi sonido favorito es la voz de mi mamá cuando me habla o canta". Ahora que los huesos de su oído se han fortalecido, el bebé puede oírte y prefiere tu voz antes que cualquier otro sonido. Dale un gusto diario leyéndole, hablándole o cantándole. Si te sientes ridícula leyéndole a la panza, recuerda que cuánto más escuche tu voz el bebé, más familiar le sonará cuando nazca.

Súper saco. El líquido amniótico que rodea al bebé es el lugar ideal para que se convierta en un recién nacido saludable. Este líquido salado lo mantiene abrigado, lo protege contra las infecciones, y le deja el lugar suficiente para que flote y ejercite su cuerpo en desarrollo. En este momento, el saco amniótico contiene alrededor de medio litro (una pinta) de líquido, que se renueva cada tres o cuatro horas.

Mediciones. El bebé ya tiene el aspecto de un recién nacido pequeño y delgado. Pesa cerca de 454 gramos (1 libra), y mide entre 22,86 y 25,4 centímetros (9 y 10 pulgadas), similar a la altura de una muñeca Barbie.

El cordón fundamental El cordón umbilical es el único medio de nutrición, que transporta sangre rica en nutrientes desde y hacia la placenta. Los bebés lo agarran, lo tuercen y a veces quedan enredados. Si el cordón está enroscado alrededor del cuello en el momento del nacimiento (llamado cordón nucal), será necesario pasárselo por encima de la cabeza del bebé.


Tu Embarazo

De vuelta a clases. Si aún no te inscribiste en un curso de parto, ahora es el momento de hacerlo, ya que los cupos de las clases se pueden agotar rápidamente. La mayoría de los programas están diseñados para comenzar en la semana 32 del embarazo. Te recomendamos inscribirte en un curso que finalice al menos unas semanas antes de la fecha de parto, en caso de que el bebé decida salir antes. Haz clic aquí para obtener información sobre qué esperar de un buen curso de parto.

¿Tienes hierro? Asegúrate de ingerir suficiente hierro. Es necesario para la producción de los glóbulos rojos, que contribuyen en la circulación del oxígeno que tú y tu bebé requieren. Muchas mujeres están algo anémicas antes de quedar embarazadas y el 20% de las mujeres reciben tratamiento por anemia ferropénica durante el embarazo. Los síntomas de la anemia (que pueden ser leves) incluyen cansancio, debilidad, dificultad para respirar y desmayos. Como primera medida para tratar la anemia ferropénica, aumenta el consumo de hierro. Como todos saben, el hígado contiene hierro; otros alimentos ricos en hierro son la carne roja, la melaza de caña de azúcar, las lentejas y las verduras de hoja verde -como la espinaca y la col. La mayoría de las mujeres deberán tomar suplementos de hierro, que se suelen administrar como parte de las vitaminas prenatales.

Control de la preeclampsia. Es importante que el proveedor de atención médica te mida la presión arterial en cada visita prenatal. Por lo general, la presión arterial es un poco más alta durante el embarazo dado el aumento del volumen sanguíneo y la fuerza de las contracciones del corazón. Sin embargo, si la presión arterial es muy alta, es probable que el médico esté atento para detectar la presencia de preeclampsia, una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta, edemas (hinchazón) y proteína en la orina. Este trastorno afecta aproximadamente al 7% de las embarazadas. La preeclampsia puede tratarse, en especial si se la detecta pronto. Y su diagnóstico temprano es fundamental. En los casos graves, la preeclampsia puede generar una disminución del flujo sanguíneo hacia la placenta y, por ende, hacia el bebé. Si nota algún síntoma de preeclampsia, que incluyen visión borrosa, dolores de cabeza o hinchazón repentina de los pies o las manos, comunícate con el proveedor de atención médica de inmediato. Obtén más información sobre este trastorno.

Opinan los expertos. Ahora que se empieza a notar, probablemente tengas temor de los golpes en esa panza cada vez más grande. "El útero y el saco amniótico constituyen una protección maravillosa para el feto", señala Margaret Comerford Freda, Ed.D., R.N. "Pero si estás preocupada, siempre es mejor consultar al proveedor de atención médica". Haz clic aquí para obtener más consejos tranquilizadores Dra. Freda.


 
 
0

Comentarios de los Miembros

Tal vez le guste

Triple resistencia contra derrames para proveer hasta 12 horas de protección.

Conozca más sobre los Pañales Pampers® Baby Dry
Pañales Pampers® Baby Dry